Wearables, las compras del futuro

5 junio 2016

Los wearables son minicomputadoras que podemos llevar “puestas” en nuestro día a día y que nos permitirán estar conectados al mundo digital ininterrumpidamente utilizando distintos dispositivos que, además, interactúan entre sí. La tecnología que hasta ahora encontrábamos en un ordenador o un smartphone, de repente la podemos llevar puesta, por ejemplo, en nuestra muñeca, en las gafas, en las zapatillas, etc.

Estos dispositivos ofrecen también un abanico de nuevas posibilidades para los comercios y las empresas, que antes no podían ni imaginar. Dos ejemplos claros de este tipo de dispositivos, que pretenden revolucionar la relación de las empresas con los consumidores y que los departamentos de marketing deberán tener muy en cuenta si quieren ser más efectivos en su comunicación, son las gafas Google Glass o el reloj inteligente Apple Watch.

Ahora ya es posible que una marca o un supermercado nos mande mensajes personalizados con promociones de nuestro interés, justo en el momento en que nos es más útil, y directamente a nuestro reloj o gafas. O que podamos pagar, hacer fotografías o buscar información y opiniones de los productos que tengamos en frente con un solo clic.

Si primero fueron los smartphones y tablets los que revolucionaron (¡y siguen haciéndolo!) las costumbres y el comportamiento de los consumidores, ahora llega una segunda oleada de innovaciones, centrada también en el acceso a la información y la movilidad, que seguirá creando nuevos retos y oportunidades para las marcas y distribuidores que buscan adaptarse a estos nuevos tiempos.

Además, estas nuevas tendencias permiten también obtener y medir cada vez más información acerca del comportamiento de los usuarios, no sólo en el mundo digital sino también cuándo interactúan en el mundo físico. La correcta gestión e interpretación de esta enorme base de datos puede también suponer una palanca clave para los distribuidores y marcas.